Papá ¿y tú qué quieres hacer con tu vida?

Era una tarde tranquila y soleada cuando mi hijo de siete años me hizo la pregunta que sentí como una patada en los … sueños más profundos, “¿papá y tú qué quieres ser?” y antes de recordarle mi profesión y mi trabajo, se explicó mejor, como quien hunde el puñal “¿Qué quieres ser cuando dejes de trabajar? ¿qué quieres hacer con tu vida?” y aunque alguien podría pensar que se refería a qué haré cuando me jubile, para mí estaba claro que se refería a un futuro inmediato, se refería a la ilusión y sueños que yo tenía, los mismos que le acababa de preguntar yo a él, ¿era tan obvio para él que el trabajar en una oficina todo el día no era mi sueño y que no debe ser el de nadie? Por un lado me gustó mucho lo que me dijo después y de sus sueños por tener su empresa y hacer inventos y ser socio de Android (les juro que yo no le he dicho en ningún momento que lo haga, claro que siempre me ve y escucha lo que hago), así que me alegra que mi hijo vaya teniendo las cosas claras y por otro lado también es bueno que indirectamente me haya dado ese empujón por seguir con mis proyectos e inyectarles más fuerza para que pronto pueda dejar de trabajar donde estoy y dedicarme a todo lo que sueño disponiendo de más tiempo para él y mi familia.

¿Y tú qué quieres ser… ahora? Ya eres grande, ¿cómo vas con esos sueños de niño? por supuesto que no todo es dinero y negocios, lo principal es que tú (y tu familia si la tienes) sean felices, y ciertamente hay felicidad cuando haces lo que amas, pasas tiempo con ellos, viajan a los lugares más bellos y les das todo lo que quieres, no es ser materialista, el dinero es bueno, es útil, es una gran herramienta, así que si no tienes el suficiente o por causa de él tienes que pasar todo el día en tu trabajo entonces algo no está bien, nuevamente te pregunto ¿cómo vas con tus sueños? ¿qué es lo que quieres hacer?.

Mientras lees esto ya debes haber pensado en por lo menos dos excusas para justificar tu situación, ya sea tu edad, tus estudios, tus deudas o lo que sea que quieras poner en medio, hay una verdad innegable, no lo estás haciendo bien, ¿quieres llegar al final de tus días con una buena justificación? ¿O con la alegría de haberte esforzado y hecho lo necesario para salir de ese hueco y haberles dado a tu familia tiempo, estudios, viajes y mucho más?, tú decides.

¿Elegiste por la segunda? Felicitaciones, eres de los nuestros, bienvenido, ahora queda un camino de aprendizaje (puedes aprender todo, absolutamente todo lo que quieras, créelo, por cierto, mira nuestros cursos, son para gente como tú, emprendedores que recién empiezan), esfuerzo (todo lo que vale cuesta), sacrificio (tendrás que trabajar más a partir de ahora porque para aprender y emprender necesitarás dedicar tiempo adicional al trabajo que ya tienes ¿o pensaste que te iba a mandar a renunciar?) y fracasos (el fracaso es bueno, no corras, el equivocarte te enseñará mucho); pero después de todo eso verás los frutos y verás que valdrá la pena.

Empieza hoy, decídete, no quieres seguir en lo que estás hoy, tú lo sabes.

despegar
Share this Post!

About the Author : Gran Campus

Imagen de perfil de Gran Campus

Deja un Comentario

Tu email no será mostrado.